miércoles, 20 de septiembre de 2017

Contra Gacela


Desde primera hora de la mañana ha sido un día de mierda. Un día de mierda desde primera hora de la mañana. Un día que marca la raya. Un día para colgarnos con el cinturón de la viga fuerte de la casa, si es que tuviéramos una viga fuerte en casa y no la mierda de piso que supongo que tenemos. No sé qué piso tienes. El mío es una mierda. Han detenido a nosecuanta gente, gente que no son de los nuestros, ya lo sé. Era algo que podía pasar, pero que no nos creíamos que pudiera pasar. Detener gente, detener gente por motivos políticos. No estaremos de acuerdo, pero han detenido a esa gente por motivos políticos. No estaremos de acuerdo con el referéndum, con cómo lo han planteado, con cómo es, con lo que quieren, con el país que se nos presenta si esto sigue como sigue. Pero han detenido a gente y van a entrar en sedes de partidos políticos como la CUP, que no nos quieren o nos quieren para no querernos, pero todos tenemos amigos y amigas, compañeros y compañeras de la CUP. Aquí. Aquí al lado. La Guardia Civil entrando en sedes de partidos, la Policía nacional tirando tiros al aire, me cuentan así como de pasada cuando me los encuentro de vuelta. Dicen que van a hacer acampadas. Algunos se lo toman como una fiesta, como el principio de algo. A mí esto me da terror. A ti te ha jodido y dices que plegas.
Una puta mierda, Gacela. La persona que más cerca ha estado de llevárseme por delante en todo este mundo de gente dedicada a intentar hacer algo por cambiar la puta mierda de vida que llevamos, la persona que casi me provoca el pirfo definitivo, no puede abandonar ahora. O al menos, no puede caer en la trampa. No caigas. Te cabrea la situación. Tú, que has dado tanto la brasa hasta la saciedad por el Alfon, por los huelguistas, por la causa, causas que la gente mira con la ceja torcida. Ya está la Gacela con sus idas de pinza y el rollito super comunista, qué fuera de lugar. Los huelguistas, por la República, contra la prostitución, contra todo y más. Contra todos. Y contra todas. Con el cuchillo entre los dientes. Y de repente, hoy, estos días, estas semanas, te vienes abajo. Y una mierda para ti, Gacela.
Esta mañana, era temprano, escuchando la radio y pensando que era esto. El día. La Guardia Civil deteniendo gente. Ayer vi a la Carmena y a la Colau en la tele. Pensé que era, al fin, el mensaje que quería escuchar de una puta vez. La política no puede perder y tú haces política. La política, hablar, sentarse a hablar, discutir con todo el mundo. Con los tuyos, con los míos, conmigo, los primeros. Nuestra idea es otra. He ido a la mani este mediodía. A las dos allí. Íbamos, como debe ser, a mostrar nuestro rechazo por un sistema que no entiende, que no le sale de los cojones hacer las cosas de otra manera que haciendo daño. He escuchado esta mañana a Montoro y a Rajoy y… ¿cómo coño te vas a quedar en casa? Luego he ido a la mani, como te he dicho. Ya te lo digo ahora. No sé si luego ha ido otra gente, pero en la mani de las dos me he encontrado extraño. No sé si la gente que había allí hubiera entendido que yo no soy indepe (y lo empezamos a decir como disculpándonos, yo no soy indepe pero…). Pero hay que estar ahí. Hoy. Como lo han estado un montón de compañeros y compañeras en todo el Estado hoy. Porque no se van a cortar un pelo.
Te he dicho ya que vi a la Carmena y a la Colau ayer en la tele. Me dio un subidón de optimismo. Lo de hoy puede hundir a cualquiera. Dicen que han atacado sedes del PSC, que ha habido heridos. La Poli queriendo entrar en la sede de la CUP. No sé quién debe estar contento con esta mierda. Los revolucionarios, y tú supongo que te identificas con ese calificativo (yo no), quieren ruptura. Yo no sé qué nos va a quedar con todo esto. Quién estuvo, quién no estuvo. Quién fue. Desde qué día estuviste. Cuándo diste apoyo. En qué momento te borraste. Me han enviado un wasap con unas directrices básicas: no perder los afectos personales. No perder el sentido del humor. Esta no la dicen: no borrarte.
Ya entiendo que se hace duro. Tú no has ido a la mani de las dos, pero también he visto a la gente volver de lo de la CUP. Pese a todo yo vi a la Carmena y a la Colau ayer y yo me creo ese mundo. Me creo esa propuesta. Y no es una propuesta de dos señoras que hablan a nadie. Es una propuesta que merece ser defendida.
Contra los fascistas del PP, contra los que creen que esto se arregla con un par de huevos, contra los del pensamiento mágico que creen que el resto de Catalunya no existe más allá de un mundo ideal, contra los fachas, contra los fachas de cualquier color y vestimenta, contra los que sacan tajada de todo esto, contra los que te señalan con el dedo, contra los que te están esperando desde hace tantos años, contra los que se callan y se ponen de perfil y no tienen nada que decir. Contra los que se creen que la vida es la Rambla con Gran Vía y resulta que en Passeig de Gràcia la cosa parecía existir. Contra los que se creen que la cosa se queda corta y aquí nos merecemos palos y más palos, como cuando ilegalizaron a HB y todo eso.
A favor. A favor de toda esa tropa que ha salido a la calle y que no es indepe y no es de derechas y no es como tú. Y aunque no sean como tú, están ahí y existen y vivimos con ellos y ellos con nosotros. A favor de quienes no queremos más a fachas decidiendo por nuestras vidas. A favor de los que no se borraron porque el Comité Central dijera un día A cuando siempre había sido B.
Contra los que cuentan eso de que primero vinieron contra los indepes y luego vendrán a por los comunistas, porque ya sabes que a por vosotros los comunistas llevan yendo desde siempre. Pero si queremos que esto cambie no podemos echarnos las manos a la cabeza o perdernos. No nos podemos perder.
A favor de que sigas asolándonos con esa mecha corta. Contra la Gacela que se pierde. Aguanta Gacela.

martes, 19 de septiembre de 2017

Reconoce el dolor


Pon el brazo aquí. Quieto. Extendido. Ahora abre la mano. No la muevas. Ahora. ¿Te ha dolido? Sí que te ha dolido porque has hecho un gesto. Un gesto de dolor. Es importante que reconozcas la sensación y te acuerdes de ella para lo que te va a venir. Ahora siéntate. Encoge un poco la pierna derecha y deja la izquierda estirada. Ahora. ¿Has sentido cómo se partía la rodilla? Sí ¿verdad? lo has sentido. Porque te estás retorciendo y pones cara de haber experimentado una sensación de rotura muy vívida. No te ha gustado. Eso es el dolor. Mira, ahora levántate un momento. Ponte de cara a la pared. Pon las manos en la pared y saca un poco el culo. Ahora. Y otra vez. Y ahora otra vez. ¿Sientes algo? Esto es más clásico porque la zapatilla igual la recuerdas de cuando eras pequeño si acaso en tu casa... Eso es. Igual por ahí. En el recuerdo. Ponte ahora de frente a mí. Déjate las gafas puestas, no parpadees. Ahora. Se te han metido algunos cristales dentro del ojo. Duele un poco, claro. Te molesta cuando parpadeas. Eso es dolor. Está bien que lo vayas reconociendo. Abre ahora la mano un poco. Ahora. Te ha sorprendido que no fuera en la mano y que te pinchara en el muslo. Ahí hemos conjugado el dolor con la sorpresa. Antes solo esperabas dolor y reconocerlo, ahora no te esperabas que el dolor apareciera en otro sitio. Ahora. Ahora ni siquiera esperabas que fuera a pasar algo y te has tragado dos dientes de la patada en la boca que te he dado. Estás empezando a comprender lo que es el dolor. Deja el brazo otra vez extendido. Ahora. Estabas sufriendo porque no sabías si te iba a hacer algo en el brazo o en otra parte. Y te he pellizcado en el brazo. No es demasiado grave pero ya estás asustado. Y te da un poco igual dónde recibas el impacto. Es otra clase de dolor, quizás, pero está bien que lo reconozcas. Vivir asustado. Vivir con miedo a que te venga de alguna parte. Ahora. Y vives con miedo porque eres una mierda, eres una persona que no vale nada, que no vale para nada, que para lo único que sirves es para ser parte del paisaje, para hacer lo que te diga yo que tienes que hacer, y que todo lo que tienes es porque yo lo permito y ahora voy a decidir, porque soy yo y no tú quien tiene el control aquí, que lo que tienes, tu novia, tu hija pequeña, tu madre, el imbécil de tu padre, toda tu familia, van a irse de sus casas y van a vivir en la calle y quien tenga suerte mendigará y quien yo decida venderá su cuerpo al mejor postor, o al peor postor, eso da igual. No pintas nada, ya no hace falta que vengas más, te hemos utilizado bastante, no nos sirves, era todo mentira. Y a partir de este momento mis amigos y yo nos vamos a mear en la cara de tu familia, de tus amigos, de todos los seres que conozcas y les vamos a obligar a rebajarse y humillarse delante de ti, para que lo veas, mira, aquí está tu hermana, la ves, ahora la vamos a desnudar y... exacto. Eso es el dolor. Lloras. Bueno, es normal que llores. Reconoce el dolor. Es bueno.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Lo de Can Zam es un paseo

El pasado sábado 1275 ciudadanos de Santa Coloma decidieron sobre qué proyecto de reforma emprender en el Passeig Salzereda. De ellos 1122 escogieron la opción 2, una opción de reforma basada en las demandas de los vecinos que pensaban que antes que una reforma integral del espacio se necesitaba remozar y actualizar lo que ya existe. Solo 148 vecinos votaron la opción 1, la que el Equipo de Gobierno había presentado durante largos meses y que había despertado una contestación tan activa que incluso la propia alcaldesa patatín patatán.
Al día siguiente, ayer para más señas, en Can Zam se celebraba el Aperizam. En un alarde de modernidad y espíritu 'sigloveintiuno', el consistorio consideró que para fomentar la participación en un 'proceso participativo' sobre el futuro de Can Zam era necesario un reclamo: una suerte de picnic en Can Zam, en el espacio que ya es parque, amenizado por una banda que interpretaba versiones lounge de Sting y Police (no hay nada más lounge que Sting, imaginen a Sting lounge), presencia casual de la alcaldesa, el regidor de Medio Ambiente y el regidor de urbanismo, suponemos que preguntándose qué pudo pasar e importándole un comino . Al llegar a Can Zam en la soleada mañana de domingo, una larga cola anunciaba que allí no se votaba, allí se iba a recoger algo. Nevera, aperitivo y nosequé más. Los votos se darían después.
Los votos. ¿Han votado en el proceso participativo de Can Zam? Hay unas papeletas con el ineludible discurso y presentación de la alcaldesa que nos invitan a escoger diez propuestas diez de las veinte que recoge la papeleta. ¿Cómo se vota? No lo sé. Quiero creer que hay almas generosas que se ocupan de que ustedes voten lo correcto o que al menos voten correctamente, por el bien de todos, el de la ciudad y el de esos jóvenes que no tienen nada con lo que divertirse.
Soy un humilde licenciado en periodismo que a duras penas sabe encender el portátil yo solo. De hecho, se enciende solo. Así que, antes que cagarla y hacer algo mal, decidí votar por Internet. Ayer me volvieron a explicar por enésima vez cómo iba aquello. Compañeros y alguna compañera me explicaron cómo hacerlo ayer mismo, in situ, y ni siquiera ellos se ponían de acuerdo. No me atreví a votar dos veces a pesar de que el cuerpo pedía mambo. Desobediencia y Pérez Prado. Transparencia y Sting. Tan solo piden nombre y dirección de email.
El proceso es consultivo. Los colomenses y las colomenses escogen propuestas, el consistorio y un equipo de técnicos evalúan lo que hay y su viabilidad, es decir, la pasta que cuesta y cómo hacerlo y deciden que lo mejor es... no se rían.
Clariana. Espacio para esto, lo otro y conciertos. La Plataforma en Defensa de la Serra de Marina y Can Zam desembarca en Can Zam con su carpa y sus folletos verdes. Repartimos octavillas en las que animamos a los colomenses y a las colomenses a apostar por un parque verde y que, sobre todo, no elijan la 'clariana', que escojan opciones en la papeleta que... las papeletas las ponen luego. Y la gente nos pregunta, y nosotros respondemos.
Tú preguntas, yo respondo. Escribo y ya me imagino a gente leyendo esto y a los dos segundos preguntando... ¿y lo del 1-O qué? ¿Votar aquí sí y en el 1-O no? ¿Nos quejamos de este proceso participativo pero votamos y en cambio el 1-O...?
Ayer yo tenía un constipado de asustar. Era presa fácil para quienes, en la vorágine de Can Zam me quisieran preguntar sobre otros temas y ponerme en contradicción. No me conocen. La contradicción es mi segundo apellido. Haciendo campaña por las municipales cuando el pueblo vive bajo la represión.
Buscando el sol con el suéter puesto. Hablando con poca gente porque no puedo hablar. Intento convencer a un señor que me pregunta, pero con poco éxito. En cambio en el tenderete está la gente contenta, la peña se acerca a preguntar y quieren cosas verdes para el parque. Y se lanzan a votar cuando se considera que ya es la hora.
En la sombra se está fresco, en el sol no se puede estar. Can Zam lleno de gente. Un matrimonio discute porque daban nevera y no la has cogido. No sufran, en la nevera no cabe más que una lata. Y puesta de pie, inclinada ya no entra.
En fin. Procesos participativos en los que con un mail como referencia ya votas. Pero qué haces. Votas, no votas, participas, no participas. Vas a las reuniones de la comisión de seniors, no vas, aportas ideas novedosas, recuerdas que ya hay un proyecto aprobado de hace más de diez años y que fue fruto de otro proceso participativo. Y que no estamos contra los conciertos, que llenar esa plaza dura ya cuesta, que estamos por el parque. Pongan ustedes los signos de interrogación.
¿Y si quiero ver a Pink Floyd? Que no va de ver a Pink Floyd, que va de tener un parque para la ciudad, o de tener un espacio hipotecado. Un grupo de señoras no quieren ver a Pink Floyd, quieren una residencia en Can Zam. Y creemos que nadie piensa en los jóvenes y tampoco nadie piensa en los viejos.
Hemos repartido muchos folletos y hemos recogido bastantes firmas. La mañana ha sido provechosa. Se ha acercado mucha gente. Hace rato que la alcaldesa se fue. Y que los músicos dejaron de 'loungear' con Sting.
El runrún. Esperemos que la semilla del runrún, de que Can Zam es mejor que sea parque llegue y que podamos entre todos y todas la capacidad de hacer llegar el mensaje. Que la gente quiere un parque entero. Que los vecinos quieren un parque entero. Que sería de tontos no querer lo que quieren los vecinos. Así, si fuera así, el proceso participativo o consultivo o neveril de Can Zam, sería un paseo.
Y no he dicho 'frondoso' durante todo el texto. Para que nadie se asuste.

viernes, 15 de septiembre de 2017

La Polla Records - No somos nada

Buscando una canción de Zer Bizio? en el Spotify de repente caí en el No somos nada de La Polla Records. De todas las cintas de La Polla que tenía, esta era la que peor se escuchaba. Ni siquiera estaban todas las canciones porque no cabían en la cara de la cinta de 60. En la otra cara estaba el Donde se habla, que estando en la misma cinta se escuchaba mejor. También le faltaban canciones.
Pues resulta que ya me he enterado de porqué el disco este se escuchaba peor. Porque se ve que en el estudio de grabación se pelearon con los técnicos y el productor porque había una canción, 'Las marras' en la que participaban también el cantante de RIP y el de Cicatriz, que no le gustaba al productor, que era abertzale y acabó la broma como el rosario de la aurora.
De toda mi época de impenitente seguidor del rock radical vasco, solo compré unas cuantas obras originales. El disco del Bat, bi hiru, un disco de Potato, un disco de Korroskada, y un disco de Kortatu. En vinilo. Y no sé a santo de qué, me sobraría el dinero o algo, me compré dos cds de La Polla Records mucho tiempo después. El de la Revolución y el de No somos nada. Y descubrí tres canciones, esta de las Marras, la de Los perros y la de Súbete los pantalones.
En fin. ¿Podría suscribir hoy todo lo que seguía a pies juntillas en aquellos días? ¿Podría escuchar el No somos nada sin que se me arqueara una ceja o hacer un mohín de disgusto? En este disco de La Polla están muchas de las más guapas. De hecho, del Donde se habla en adelante, no sabría quedarme con muchas canciones. La de ellos dicen mierda nosotros amén, por ejemplo, no me gusta. Ese tono lorolo.
En cambio este disco... mi primer concierto de La Polla. Con Reincidentes. Reincidentes no me molan nada. Coñazo de concierto. Iba con el Edu. Sale la Polla y empiezan con la justicia, la justicia, el orden y la ley. Y a partir de ahí...
Queridos amiguitos, en este mundo todo está bajo control. No somos nada. De tanto escucharla, de tantísimo escucharla, ya casi no me dice nada. Pero si la vuelvo a escuchar, se te ponen los pelos de punta. Quieres identificarnos, tienes un problema.
Tiene pelotas esa frase nada más empezar. Si te la crees, si realmente te la crees, puedes ser la persona más feliz del mundo. O la más kamikaze. Kamikaze y feliz. Quieres identificarnos, tienes un problema. Poblema. Esta para empezar. Esto para ir calentando el ambiente. Y así seguimos, con serias dificultades para indentificarnos con algo, y molestos cuando nos identifican con algo. Siempre en el lado confuso y equivocado. Instalados en el fracaso. No somos nada.
Socios a la fuerza. No voy a ir canción a canción porque nos podemos morir aquí. Socios a la fuerza. Pues soy el interesado, preguntarme mi opinión. Estar encuadrado en sitios, en instituciones, en formas de hacer por el mero hecho de estar. Socios a la fuerza. Otro militar ocupa tu lugar, un golpe de estado... que empiece Todo por la patria.
Cuando has escuchado esto dos millones de veces, se te hace difícil la diversión con banderas. Te lo puedes tomar a chufla, puedes considerar que... pero tú con los que ordenan. Protegiendo al ciudadano a veces se os va la mano. Fotos con los mossos en manifestaciones por la ruptura. Permíteme que yo aún me acuerde. Me salto alguna canción. La de Jamaica es hiriente, porque servidor es muy del palo y el viaje a Jamaica, Jamaica pa tu padre.
En este disco, una canción que dure dos minutos se hace larga. Tu más enérgica repulsa y después Señores del Jurado que parece rock progresivo. Real como la vida misma. Un rey no es rey por voluntad divina, sino porque sus antepasados se lo montaron divinamente.
Si, puede resultar todo un poco tópico. Pero la de La Justicia no es tópico. No es lo de siempre. No es policía mala y... no. Es una reflexión. Con guitarrazos y mala leche. ¿Porqué vuestro orden necesita de la fuerza? Justicia me diréis. Fuego a tope, quiero ver su cara gasolina tirada por el suelo, y sus bonitas casas ardiendo con su fuego.
Fuego a tope.
Esta paz huele mal, pero la de pitufaré si no la hemos cantado dos vidas o tres no la hemos cantado nunca ¿verdad? Y si somos veinte, y vosotros uno, soy el más valiente.
Ahora sí, la confundía con otra, eructaquen y a correr. Odio a los partidos. Aquí es donde uno patina, porque... en el nombre de una idea yo no me quiero morir. Pensadores y escritores no me van a dirigir. Y tus bonitas banderas...  Y de ahí a Las Marras. Se me pone cara de mala ostia escuchándola.
Es esa barbaridad, poder es fascismo, fascismo es poder. Esto es el mundo y yo una persona, todo lo demás llegó. A la mierda todo. Lo que el mundo dice, el poder lo niega. Es esa canción, es esa forma de cantar que hace que se te ponga cara de mala ostia. Escuchando Txarango, Bongo botrako o la Pegatina no se te pone esa cara. Escuchando peña imitando a no se te pone esta cara de mala ostia. Los perros, la carne. Otra que tal. En una época me gustó mucho esta canción, pero mira, prefiero Las Marras.
Súbete los pantalones ya casi se parece al rollo lorolo que te dije. Pero todavía se salva.
La Polla Records. Siempre digo, porque queda mejor, que ideológicamente (glups) me influyó más El Regreso de Siniestro Total que... pero nosotros tenemos mala hostia.
Este disco no sé si tiene mejores canciones o peores que otros. Pero en estos días, escucharlo le sitúa a uno donde creía que ya no estaba. Que el paso del tiempo, que hacerme viejo creo que me ha moderado y ya no soy tan así como pensaba. Moderador moderado.
Hasta que escuchas otra vez cantar con esa mala ostia y vas por la calle con esa cara de viejo con malas pulgas. Un disco del año 87. Tenía yo 12 años. Mira, otra efeméride. 30 años del No somos nada. No se me había ocurrido y podría haber empezado así.
Estos días. Estas semanas. El tiempo que viene. 30 años de éxitos. No somos punks, ni mods, ni heavys. No somos nada. Y puede que seamos de todo y tan malo que no merece la pena.
A la mierda ideólogos. Estamos avanzando a pasos agigantados. No vamos ganando. Súbete los pantalones, no te dejes dar.
Nosotros tenemos mala hostia.

jueves, 14 de septiembre de 2017

No me gusta esto

No me está gustando. No me gusta vivir en este país. No me gusta vivir en un país donde nos empezamos a prohibir actos en la calle. No me gusta un país donde se prohíbe en Madrid un acto porque el juez es un facha y se lo hace encima. No me gusta un país en el que alguien vaya a un acto a decir que es militante de un partido cuando no lo es solo para poder rajar y echar caca. No me gusta un país donde se prohíba ese acto en una plaza. No me gusta que se llame charnega de mierda a nadie. No me gusta que me señalen. No me gusta que a nadie le pongan una pintada en la calle diciéndole que se merece un tiro en la nuca. No me gusta un país en el que a un periodista le digan que 'se busca'. No me gustan las manifestaciones de obediencia a ningún gobierno. No me gusta un país en el que se registren medios de comunicación. No me gusta un país en el que un president diga que no se dirige a los medios de comunicación cuando el que le pregunta es un hooligan que trata a 'los otros' con un lenguaje cuando menos despreciativo. No me gusta un país en el que los jueces llaman a desobedecer una ley porque no es su ley, cuando hay millones de leyes injustas que deberíamos desobedecer y no hacemos porque esos mismos jueces pierden el culo para reprimirte. No me gusta un país en el que existiendo una Fundación Francisco Franco más ancha que larga nos pasen la mano por la cara hablando de la constitución. No me gusta un país en el que me obliguen a defender la constitución como si fuera el copón bendito. No me gusta un país en el que un hipócrita diga que el PNV es régimen del 78 cuando hasta hace dos días iban juntos a las elecciones quienes gobiernan con él y ese mismo PNV. No me gusta un país que hace manifestaciones que parecen de ruptura y son manifestaciones de derechas. No me gusta un país que hace manifestaciones de derechas porque otro país hace manifestaciones de derechas porque otro país hace manifestaciones de derechas. No me gusta un país que crea que rompe con un régimen para instaurar otro régimen que se parece a otro régimen. No me gusta un país en el que el president de derechas me diga que tengo que escapar de ese otro país que está condenado a ser de derechas. No me gusta un país que prohíbe la libertad de expresión. No me gusta un país en el que no haya libertad de reunión. No me gusta un país en el que se considere que los reglamentos, las leyes, los procedimientos son una cosa clásica, pasada, que no es ya de este mundo. No me gusta un país que considere que la otra mitad del país debería marcharse. No me gusta un país en el que todo se aprovecha para sacar tajada política para un futuro inmediato y un par o tres más de escaños. No me gusta un país que empieza una escalada de represión a lo tonto, a lo tonto, que no sabemos cuándo parará ni contra quién irá después, si es que hay un después. No me gusta un país en el que los procedimientos se aplazan sine die. No me gusta un país que todavía habla en latín. No me gusta un país en el que una mitad se ríe de la otra mitad. No me gusta un país que piensa que no es tiempo de leyes sino de voluntad de la gente. No me gusta hablar como si las leyes fueran la puta bomba y tuviéramos que respetar las leyes y pasar por un conservador. No me gusta que me obliguen a hacer una cosa para luego hacer la contraria. No me gusta un país en el que tengo que apoyar algo porque lo otro es peor sin que se considere que tengo una opción propia y no me da la gana de que me digan que a o b. No me gusta hacerle palmas a alguien que no ha movido un puñetero dedo en la vida por nada. No me gusta la gente que en tiempo de zozobra se pone al cobijo de los que mandan para no quedar al descubierto. No me gusta un país de gente que te obligue a tenerle rencor a alguien porque no lleva la camiseta correcta. No me gusta un país en el que se den cosas por sentadas 'porque la gente lo quiere' porque no son verdad, ni ciertas, ni nada. No me gusta un país en el que se utilicen las siglas de las organizaciones que me han representado para llenarlas de mierda. No me gusta que gente que no me ha querido a su lado en su vida, me obligue a acompañarle a hacer el idiota. No me gusta hacer el idiota. No me gusta un país en el que obligatoriamente me tomen por idiota. No me gusta la bandera española ni un pelo. No me gusta llevar ninguna bandera y las llevo y pienso que si me viera alguien que me conociera de verdad con una bandera se moriría de risa. O de pena. No me gusta vivir en España y menos que me va a gustar. No me gusta el país que se dibujaba ayer en la entrevista al president Puigdemont. Como decía la canción de los Enemigos, con quién tengo que ir a hablar, a mi esto no me gusta.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

El Paseo Alameda. Un giro inesperado.

Dicen, dicen, que esto ya se sabía desde hacía algún tiempo. Pero hoy, en plena sobremesa, ha saltado la noticia. Nuestra alcaldesa, como San Pablo, se ha caído del caballo y ha visto la luz. En un vídeo extraído de una entrevista con el compañero Manuel Arenas, Núria Parlon confiesa que ella se decanta en el proceso participativo del paseo Alameda por la opción 2.
Dice que, tal y como le dicen los vecinos, la opción 2 es la que más se parece a lo que estos vecinos piensan y ella también cree que es lo correcto. Que las dos opciones son buenas y que es falso y una manipulación por parte de la oposición que l’Ajuntament haya apostado por la opción 1. En fin.
Volvamos al principio. Desde hace dos años más o menos, l’Ajuntament lleva trabajando en una reforma del Paseo Alameda. Una reforma que cristaliza en el proyecto presentado a la Unión Europea (seguro que lo estoy explicando mal pero no del todo mal) para optar a los fondos Edusi. Estos fondos se otorgan y l’Ajuntament, con este proyecto de reforma integral que es el que conocemos como opción 1.
L’Ajuntament, con el regidor de Urbanisme y técnicos y técnicas por delante, se lanza a ‘presentarlo’ a los vecinos en lo que consideran que es un paseo triunfal. Pero, ay, se van encontrando con dificultades. Contestación, alguna bronca, la sensación de que algo no va bien. Pero siguen adelante. Hasta que ya no se puede más.
En un pleno del Ajuntament de Julio, la oposición se une para pedir a l’Ajuntament que reconsidere su posición, que replantee el proceso participativo que parece que no cumple con todo s los requisitos, que escuche a los vecinos. Unos vecinos que se han organizado en una Plataforma de Vecinos del Paseo Alameda, contraria a esta opción de reforma integral. El consistorio dice que ya está escuchando, que falta una reunión, pasa de la oposición.
Pero el tren descarrila. Solo unos días después, l’Ajuntament, sin encomendarse a dios ni al diablo, ni a la Favgram ni a asociaciones de vecinos del barrio, organiza un acto, una reunión con vecinos donde se presenta… una opción 2. Si la opción 1 representa una apuesta por el frente fluvial en detrimento del paseo, recortando su espacio y aumentando lo que toca al río y acercando la carretera a los edificios; la opción 2, calificada en su día como ‘conservadora’, consistiría de manera bastante concisa en remodelar, arreglar el paseo según su diseño actual.
De una primera opción, la opción que era la ‘buena’ para el PSC, que era la estudiada, la proyectada, la planificada, la presupuestada, se pasa a proponer una segunda opción casi a la correprisa. Y se dice que se votará el 16 de septiembre. Se abre un proceso participativo con esas dos propuestas, carpa en el Paseo Alameda durante todo el verano, hace una semana lo de las gafas virtuales.
Y hoy, a falta de tres días para que se vote, la alcaldesa se posiciona al lado de lo que los vecinos y los grupos de la oposición apoyan, la opción 2. Una desautorización en toda regla de todo el trabajo previo de su equipo. Habla de confusión, de… ¿de qué habla? ¿En serio pretende que nos creamos que un proyecto tan importante no cuenta con su supervisión, su aprobación? ¿Que no sabía de qué iba? ¿De verdad? En fin.
El caso es que el trabajo de los vecinos ha dado su fruto, el caso es que, aunque nos hayan calificado de mezquinos, de ‘políticos’, de estar en contra de todo por sistema, se ha conseguido cambiar el curso de los acontecimientos.. Estupendo. Mañana jueves hay marcha por el Paseo para informar a los vecinos sobre la conveniencia de votar la opción 2. Y a ver ahora para qué queda la regidoría de Urbanisme, los técnicos y… sí, ‘y’.
Grandes los vecinos del Paseo Alameda.

martes, 12 de septiembre de 2017

Julieta - Pedro Almodóvar

Ni está bien, ni está mal. Pero parece de otro. Es como cuando estás intentando escribir como otro, cantar como otro, hacer política como otro, porque crees que lo tuyo ya no vale y tienes que parecerte a alguien que lo hace mejor o que tiene algo más de respetabilidad.
Me gusta Almodóvar. Me gustan las pelis de Almodóvar y cuanto más bestias son mejor. Me gustaban las pelis del principio, me gustó Mujeres al borde de un ataque de nervios, me gustó incluso la Flor de mi Secreto, podría decir que me gustó Volver. Siempre que incluya algo que me remita a esas primeras películas, encontraré algo a lo que agarrarme.
Julieta parece un intento por hacer una peli de otro. Directamente, igual la cago y mucho, me recordó a pelis de Medem. Me recordó, si no por el argumento, sí por el clima, el tono, o yo que sé, a la de Los Amantes del Círculo Polar. Ya digo que no sé por qué ni por qué no, pero algo, algo tiene la película, la forma de contar la historia que parece que Almodóvar quiera huir de sí mismo.
Julieta, una mujer madura y su pareja están haciendo preparativos para largarse de Madrid. Dando un paseo, la mujer se encuentra con una amiga de su hija, que al parecer está en Suiza y hace tiempo que no se ven.
A la mujer se le gira todo y ya no se quiere ir a Portugal y deja a su pareja y se pone a contar la historia de su vida a su hija por carta, con la voluntad de que esta la lea.
Julieta es Emma Suárez. Si Emma Suárez decidiera quemar el Amazonas, enchironarme, meter la mano en la hucha de las pensiones, ser de derechas, justificar los recortes, azotar a un caballo muerto... lo entendería. Julieta es Adriana Ugarte. Me encanta Adriana Ugarte, y si la película la hiciera solo ella, sería genial. Pero Julieta es Emma Suárez. Y contra eso no se puede luchar.
Julieta explica su historia. Su enamoramiento en un tren, la historia del ciervo en el tren, el que se mata en el tren (no se puede ser más Medem) y su vida posterior. No haré mucho spoiler por si la tenéis pendiente.
Sólo diré que la película está bien, distrae, la historia debe conducir a algún sitio y al final conduce a un sitio que es tan poca cosa que se queda uno con la sensación de que él, Almodóvar, ya ha hecho el esfuerzo de contar una historia a la manera de y que lo del final y eso como que le importa poco.
Y aunque sale Rosy de Palma haciendo un papel casi metido con calzador para ella, y aunque sale un pueblo de la Mancha y manchego es el padre de Julieta y su madre también y pareciera una suerte de remedo de la Julieta Serrano de Mujeres... aunque todo eso sale y aparece, parece metido ya a desgana y sin mucho propósito. Lo que parece importarle a Almodóvar es parecerse a otra cosa, yo digo a Medem porque conozco poco más del mundo del cine y quizás el objeto de su deseo es otro.
No lo sé.
Pero qué podemos decir, a veces querer parecerse al otro implica ganas de mejorar y esas cosas. Lo malo es cuando pierdes la esencia. Lo malo es cuando te disfrazas de otro y ya no sabes volver. Qué miedo.